Hollywood ha presenciado, a lo largo de su historia, momentos buenos, malos y, en ocasiones, algunos realmente desagradables.

El séptimo arte es una de las industrias que más cuidado y seguridad tiene al momento de llevar a cabo una producción. Son horas de estudios, análisis y búsqueda de lugares que representen el menor peligro posible para los actores, directores y todo el equipo de trabajo de Hollywood.

Se ha especulado que para seleccionar un lugar, llámese bosque, lago, mar, desierto o cualquier otro rincón de la tierra, el estudio y encargados del tema de seguridad pueden durar hasta más de una semana analizando las posibilidades del riesgo. Si bien estos sitios hacen que la película tome una estética muy interesante, existen algunos problemas que pueden afectar al rodaje.

Desde animales salvajes hasta situaciones climáticas pueden presentarse en lugares que, lógicamente, son incontrolables para el hombre. Es por ello, que este proceso tiende a ser uno de los más complicados y engorrosos durante el rodaje.

En cualquier ámbito laboral es fundamental que haya compromiso con la prevención de riesgos laborales inherentes a un puesto de trabajo (PRL). Allí entran todo lo que son actores y dobles de riesgo, quienes exponen sus vidas, de cierta manera, para que una toma quede a la perfección. Por lo tanto, sus productoras deben planificar y garantizar la seguridad de todos los que trabajen en ese sitio.

Se cree que, bajo cierta teoría, los especialistas en escenas de riesgos están preparados para lo que sea. Sin embargo, esto no es así, debido a que ellos son los que más peligro corren y, a su vez, generan un riesgo para todos los que trabajen con ellos.

1Un error fatal por parte de Hollywood

Famosos de Hollywood casados con españoles

Hollywood sigue creciendo día a día y cada vez más son los actores y directores que se hacen un nombre en esta tan complicada industria.

Sin embargo, en los detalles se les escapan los cien puntos de perfección durante el set de rodaje y Hollywood sabe que es así. Entre estos detalles o errores fatales destaca el caso de Sarah Jones, una chica de 27 años que encontró la muerte durante su horario laboral.

Jones ejercía la labor de asistente de cámara en la cinta de “Midnight Rider”, una biopic del rockero Gregg Allman con William Hurt como protagonista, cuando un tren la arrolló en medio del rodaje. Asimismo, otros miembros resultaron heridos también a causa del impacto de la metralla.

Tras esta terrible e irreparable pérdida, Hollywood exigió que intensificaran las medidas de seguridad durante la producción de cualquier film. Todo esto se dio, en aquel momento, a través de una campaña llamada “Be safe and be Heard: The Sarah Jones initiative safety”.

Atrás