Ecología femenina: la copa menstrual

Ecología femenina: la copa menstrual. Todos los comentarios que he oído sobre este dispositivo de higiene femenina han sido favorables, y eso sólo en cuanto a comodidad y ahorro.

Pero si nos ponemos a pensar en términos de ecología, el uso de esta copa de silicona que recoge el flujo menstrual es increíblemente positivo.

En algunos países como México el uso de copas menstruales es muy frecuente.  Sin embargo en otras partes del mundo no resulta tan fácil conseguirlas. Pero tarde o temprano, todas las mujeres tendremos esta cómoda copita de silicona que nos permite olvidarnos del problema de las compresas y de los tampones.

Se utiliza de forma muy simple, colocándola en la vagina durante el período. Cuando se está por llenar (pronto le tomarás los tiempos, demora más que un tampón), sólo tienes que vaciarla y lavarla para volvértela a poner. Es sumamente discreta porque no se nota de ninguna forma. Además puedes realizar cualquier actividad deportiva con la copa puesta.

Pero lo más interesante es que cada copa menstrual dura hasta 10 años. Además al ser realizada con silicona médica no afecta tus mucosas de ninguna forma, no produce sequedad ni Shock Tóxico.

Con una de estas copas puedes evitar agregar a la basura del mundo unas 30.000 compresas en toda tu vida y ayudar a frenar la deforestación. Su precio se acerca a los 40€. Hoy en día hay muchas marcas para que puedas elegir la que más te guste. También puedes comprarla online directamente a sus distribuidores.

Comentarios