8 cosas que pasan si no te cambias la ropa de deporte después de entrenar

Después de cualquier tipo de entrenamiento, necesitamos darnos una ducha y cambiarnos la ropa. Parece que todos lo sabemos bien, pero que no siempre practicamos con el ejemplo. En ocasiones, estamos más tiempo del que debemos con esa ropa húmeda. Algo que será bastante perjudicial para nuestro cuerpo y nuestra piel.

¿Sabes todo lo que puede llegar a ocurrir si no te cambias la ropa de deporte?. Sin duda, son más detalles de los que seguro estás pensando. Así que, intenta que una vez terminado con el ejercicio físico, puedes optar por cambiarte todas las prendas de ropa con las que has entrenado. ¡Entérate de todo aquí!.

cambiar-la-ropa-despues-de-entrenar

Acné

Cuando éramos un poco más jóvenes que ahora, seguro que en alguna ocasión nos hemos quejado del indeseable acné. Esos granitos o espinillas que nos salían por todo el rostro y que, siempre que teníamos un evento importante, se ponían todavía más rojos de lo común.

Pues bien, la ropa de deporte cuando está húmeda o mojada puede devolvernos a la adolescencia. No de la manera que crees, sino que nos dejará unos pequeños granitos o acné. En este caso será por el cuerpo y es debido a que los poros se obstruyen.

Al sudar, los poros se va a abrir y atraparán toda la suciedad posible. Es por ello que si mantenemos la ropa de deporte sucia, nada cambiará. Lo mejor es darnos una buena ducha, aplicar una crema hidrante y ponernos ropa seca y limpia, cuanto antes.

ejercicio-fisico

Ojos rojos

¿No te ha ocurrido en ocasiones aparecer con los ojos rojos o hinchados?. Esto es debido a las bacterias que siempre están pululando por ahí, cuando menos lo esperamos. No podemos hacerles frente, a no ser que llevemos una higiene al milímetro.

A veces no sucede en el momento y después de entrenar, nos quedamos charlando un poco o incluso nos sentamos porque no tenemos prisa. Pero al día siguiente, puedes levantarte y tener un ojo más hinchado que otro o más rojizo. ¡Ahí estarán las bacterias!.

Como ves, ya no es solo el acné que se verá reflejado en la piel, sino que también los ojos son los que se encargan de avisarnos de que algo no va bien. Antes de que suceda, siempre lo podemos evitar, con ropa limpia, una vez hayamos terminado.

Errores a evitar

En este vídeo, nos muestran varios errores a evitar tras haber entrenado. Algunos de ellos es caer en la tentación de comer o beber algo que no nos va a ayudar. Más bien todo lo contrario. Claro que siguiendo con el tema que hoy nos atañe, también nos dan una buena información.

Se trata de que, si no te duchas en el gimnasio por la razón que sea siempre puedes cambiarte. Aunque vivas muy cerca, no es aconsejable que salgas a la calle con la misma ropa con la que has sudado tanto, tras un entrenamiento o una clase intensiva.

Puedes llevar una toalla, secarte el sudor y cambiarte de ropa rápidamente. De esta forma, le estaremos dando una tregua a la piel antes de que se llene de bacterias. Además, la ropa también debe ir directamente a la lavadora para eliminar todo resto de sudor.

jugar-futbol

Infecciones

Las infecciones son algo más que comunes y frecuentes en los gimnasios. Esto es debido a que las máquinas están siendo tocadas por muchas personas cada día. Así es que, se hace inevitable que vayan pasando ciertas bacterias por todas ellas.

Si a ésto le añadimos la ropa de deporte sucia, entonces estaremos entrando en contacto directo con ellas. Debido al calor que tiene la ropa, las bacterias se van a esparcir de una forma mucho más rápida. Así que, las infecciones también estarán a la orden del día.

Si crecen las bacterias, aumentan las infecciones. Es por ello que si tienes una herida, debes protegerla y cuidarla al máximo. Para intentar minimizar los riesgos, siempre es bueno colocar toallas en cada máquina que vayamos a usar y limpiarlas un poco.

lavar-calzado-deportivo

Hongos

Cuando hay humedad, pueden aparecer los hongos. No tienen un lugar determinado, pero desde luego, el calzado es uno de los grandes factores donde pueden verse más propicios. Si inundan tu calzado, entonces tienes que saber que marcarán tus pies.

Pueden dejar restos muy variados pero uno de ellos, es que tanto las uñas como los dedos pueden verse afectados. El color y la infección en sí, serán datos inequívocos de que algo no marcha bien. Eso lo podemos evitar de una manera muy sencilla.

Tanto es así, que solamente basta cambiarse de calzado. Además, no solo eso, sino que también debemos de lavar y dejar respirar los deportivos. No es bueno que se usen todos los días los mismos. Intenta lavarlos en su interior con un poco de alcohol y dejar secar toda la noche.

practicar-deporte

Mal olor

Ni qué decir tiene que el mal olor se va a apoderar de nosotros. Es algo muy frecuente aunque no lo notemos en un primer momento. Ya no solo porque la piel transpira, sino porque se queda agarrotado en la ropa deportiva y de ahí, que necesitemos cambiarla.

Además de las axilas y de los pies, todo el cuerpo contarán con un olor desagradable. Algo que si para los demás es molesto, para nosotros mismos tiene que serlo más. Esto es debido a que los folículos se abren y darán paso a las bacterias del olor.

He visto como en algún momento, alguien terminaba de entrenar y se aplicaba un poco de desodorante. Pues no, no está ahí la cuestión. Primero necesitamos lavar bien la zona y el desodorante irá después de una buena higiene. ¡Hay casos para todo!.

practicando-ejercicio-fisico

Folículos que se inflaman

Algo similar a lo que hemos comentado antes, es que cuando no tenemos una buena higiene, los folículos pueden llegar a inflamarse. Ésto es debido a que la suciedad va a permanecer en ellos más tiempo del necesario, algo que a la larga no será beneficioso.

Al inflamarse, pueden dar lugar a ciertos granitos de nuevo. Pero en este caso hablamos de una zona muy común donde pueden aparecer. Los glúteos y el trasero en sí, pueden comenzar a ver cómo pequeños granos incómodos van surgiendo.

Esto es debido a que los pantalones nos rozan y debido al sudor se van acumulando todo tipo de suciedad. Así que, para evitarlo, debemos de lavarnos bien, aplicar cremas y olvidarnos de la ropa que esté todavía húmeda, porque es bastante más mala de lo que pensamos.

Post entrenamiento

Seguro que en más de una ocasión has pensado, que tras un duro entrenamiento, era mejor relajarnos. Pues sí y no. Es decir, por un lado, está claro que tras haber entrenado no nos queda más que darnos una buena ducha y descansar. Aunque hay estudios que aseguran que siempre es mejor movernos un poco más.

Eso sí, ya no tendremos la ropa de deporte húmeda. Pero tampoco es cuestión de llegar y tumbarnos en el sofá. Podemos estar un poco activos para que nuestro cuerpo todavía sienta la necesidad de estar mucho más libre y sano, gracias a la circulación.

Como vemos, siempre es bueno hacer deporte. Nos activa y nos cuidará. Al mismo tiempo, también es bueno y aconsejable permanecer el menor tiempo posible con la ropa de deporte puesta. No queremos, que los hongos, las infecciones y las bacterias nos visiten.

Comentarios